Como arreglar una pinchadura sin sacar la rueda

Paso a paso, el mecánico Luddite te explica como parchar sin sacar la rueda. Si pinchaste, seguí los consejos de la  Guia Baiker - Pinchadura  Por Luddite* Materiales necesarios: * Solución vulcanizante * Sacacubiertas * Un trozo de lija gruesa en buen estado * Inflador * Un parche de la medida correspondiente a la cámara de…

Paso a paso, el mecánico Luddite te explica como parchar sin sacar la rueda.

Si pinchaste, seguí los consejos de la  Guia Baiker – Pinchadura  Por Luddite*

Materiales necesarios:
* Solución vulcanizante
* Sacacubiertas
* Un trozo de lija gruesa en buen estado
* Inflador
* Un parche de la medida correspondiente a la cámara de nuestra bici

1. Da vuelta la bici para trabajar más cómodo.

1

2. Enganchá los sacacubiertas uno a uno, usando la parte convexa para hacer palanca con el aro. Realizá este proceso en tres rayos diferentes.
Cuando tengas suficiente espacio para meter los dedos entre el aro y la cubierta, retirá la cámara en todo su perímetro hacia afuera. Es importante que no hagas esto con los sacacubiertas para no dañar las pistas de frenado con el roce.

2

3 4

3. Una vez descubierta la cámara, empujá la válvula hacia afuera para liberarla del aro.

5

Inflá la cámara hasta hincharla ligeramente.

6

4. Pasá la cámara cerca del oído o de los labios para descubrir dónde está el pinchazo. Si no lo encontrás, probablemente el orificio sea muy chico y tengas que inflar más hasta ubicarlo.

7

5. Una vez hallado el pinchazo, lijá la zona hasta que la cámara pierda el brillo y las líneas del caucho se borren (el área de lijado debe ser más grande que el parche a utilizar). Este proceso lleva algo de tiempo, pero es importante para garantizar una mejor adherencia del parche.

8

6. Esparcí una capa uniforme de solución abarcando toda el área lijada. La cantidad a utilizar debe ser abundante pero no excesiva (no deben verse vetas, tampoco chorrear). Podés emparejar la solución con los dedos, con cuidado de no limpiarla completamente.

9

7. Esperá a que la solución pierda brillo -unos 75 segundos- y aplicá el parche haciendo presión con los dedos pulgares. Sobre una superficie plana y con uno de los sacacubiertas, presioná el parche desde el centro hacia afuera para liberar las burbujas de aire que puedan haber quedado.

10

Transcurridos unos cinco minutos -o más si el día está húmedo o hace mucho calor- inflá un poco la cámara para comprobar que el parche no presente bordes levantados, burbujas, ni porciones sin adherir.

8. Revisá el interior de la cubierta para eliminar el objeto que provocó el pinchazo. Te recomendamos siempre hacer coincidir la marca de la cubierta con la válvula para saber cuál fue la zona del pinchazo y revisar que no haya quedado el objeto que lo provocó.

_MG_9938

 

 

 

 

 

 

 

 

9. Montá la cámara y taloná la cubierta. Si ésta fuese lo suficientemente elástica, este paso podés hacerlo solo con las manos. Si tuvieras que ayudarte con los sacacubiertas sé muy cuidadoso de no pellizcar la cámara, ya que si no todo el proceso habrá sido en vano.

_MG_0016

10. Presioná la válvula de inflado hacia arriba para despegar el talón de la cubierta. Vas a escuchar un “plop” que indica que la válvula quedó liberada. Esto es para que cuando inflés, no quede un “huevo” en la cubierta.

12

11. Inflá la rueda y seguí pedaleando.

 

Lanzamos nuevo sitio y tienda online!

Tienda online para que puedas comprar lo que necesites y muchas cosas más NEVEGALA!!!

Nuevo sitio oficial e-trotter con Tienda Online

Luego de un arduo trabajo de diseño y  programación ya tenemos online la nueva pagina e-trotter donde podrás ver y comprar todos los modelos de Bicicletas Eléctricas. Continue reading “Lanzamos nuevo sitio y tienda online!”

Sin humo, un transporte seguro, practico y ecológico

Traslados sustentables Las bicicletas eléctricas llevan una batería y alcanzan los 30 kilómetros por hora. Son silenciosas, no contaminan y se disfrutan sin esfuerzos. Ideales para ir reemplazando al auto. La gente elige las bicicletas eléctricas por la comodidad y el ahorro de tiempo. Es una alternativa ecológica para realizar trayectos urbanos cortos, trasladarse al…

Traslados sustentables

Las bicicletas eléctricas llevan una batería y alcanzan los 30 kilómetros por hora. Son silenciosas, no contaminan y se disfrutan sin esfuerzos. Ideales para ir reemplazando al auto.

La gente elige las bicicletas eléctricas por la comodidad y el ahorro de tiempo.

Es una alternativa ecológica para realizar trayectos urbanos cortos, trasladarse al trabajo o hacer trá­mites. Estéticamente, la bicicleta eléctrica presenta el mismo aspecto que una tradicional, la única diferencia está en un pequeño motor que se alimenta de baterías.

Su uso es muy sencillo. “Se puede impulsar a través de un acelerador (similar a una moto) o mediante el sistema de pedaleo asistido, que enciende el motor en forma auto­mática a determinada velocidad de pedaleo”, explica el responsable de Etrotter, una de las firmas que vende modelos eléctricos en el país.

La velocidad máxima es de 25 a 35 kilómetros por hora, según el mode­lo y la marca elegida. Y con una carga comple­ta se pueden recorrer, aproximada­mente, 40 kilómetros. Pero esto no marca una limitación, ya que “tam­bién se puede utilizar pedaleando sin el motor o con la asistencia del mismo”, explica Maximiliano De Paulis, dePractiWheels.

El mantenimiento es muy sencillo, dado que después de dar un paseo se puede sacar la batería y cargarla cómodamente en cualquier enchufe, un proceso similar al que se realiza con el teléfono celular.

Sin duda, este medio de transporte urbano es ideal para realizar ejerci­cio físico, pero atenúa el esfuerzo y el cansancio excesivo, ya que el motor permite afrontar con comodi­dad recorridos exigentes o con pen­dientes, sin necesidad de ningún entrenamiento. Además, las distin­tas firmas que comercializan bicicle­tas eléctricas destacan que su uso es muy económico: 1 kilovatio o $ 0,30 cada 100 kilómetros.

“La gente está tomando mayor conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y estas bicicletas constituyen una excelente alternativa de transporte ecológico y económico”, agrega Walter Sidler, de la firmaVehlec.

El precio de los modelos que se venden en el país arranca en los 4.000 pesos, mientras que el kit que convierte una bicicleta en eléctrica cuesta 3.000 pesos.

Las automotrices también se suman a esta movida. Peugeot, Lexus, Porsche, Smart, Ford, Opel, Audi y Volkswagen cuen­tan con modelos o proyectos propios.

Perspectivas

En China, hay 120 millones de bici­cletas eléctricas. Aunque Asia es el principal consumidor de este nuevo medio de transporte, Estados Unidos y Europa también se perfilan como mercados potenciales. Y se estima que el mercado mundial crezca al 9% anual. “En Argentina, se comercializan por año un millón de bicicletas tradicionales, según la Cámara Argentina de Comercio Mayorista y Minorista de Bicicletas, Partes, Rodados y Afines, y nosotros creemos que vamos a lograr un 3% de ese mercado en 2013”, afirma Matías Sappia, de eShift.

Según el Gobierno porteño, el 2% de los viajes que se realizan en la ciudad se cumplen en bicicleta. El objetivo es que ese número llegue al 5 por ciento. Para eso pretenden extender los actuales 76,64 kilómetros de bicisendas a 120, pasar de 22 a 100 estaciones habilitadas y ampliar la oferta de bicis en 5 mil. La utilización es gratuita y hay inscriptos 49 mil usuarios.

Conocer la ciudad sin pedalear

Hoy, los turistas y porteños pueden descubrir la Ciudad en bici pero sin tener que pedalear, una modalidad que se aplica en varias ciudades del mundo. Se trata de una iniciativa del Ente de Turismo de la Ciudad, dependiente del Ministerio de Cultura porteño. Esta alternativa de movilidad sustentable permite recorrer los espacios verdes combinados con el arte, los museos y los monumentos más emblemáticos de la Ciudad. El tour en bici eléctrica cuesta 15 dólares y dura dos horas.

Hay dos turnos todos los días: la visita por los jardines y monumentos se realiza de 10.30 a 12.30, y el circuito por los museos, de 14.30 a 16.30. Cada grupo tiene un máximo de 15 personas y está acompañado por un guía bilingüe y un asistente. La tarifa es de U$D 15 . Las reservas se realizan enviando un correo electrónico a turismoendosruedas@buenosaires.gob.ar

 

Fuente Buena Vida, Clarín, 6-7-2012 

Descubrir la Ciudad en bici pero sin tener que pedalear

COMENZARON AYER LAS VISITAS GUIADAS CON BICICLETAS ELECTRICAS POR PALERMO Los rodados llevan una batería y alcanzan los 30 km/h. Son silenciosos y se disfruta sin esfuerzos. Esta es una historia de traición. Una traición a kilómetros y kilómetros pedaleados con esfuerzo, sólo por el placer de ejercitarse y disfrutar de la Ciudad de una…

COMENZARON AYER LAS VISITAS GUIADAS CON BICICLETAS ELECTRICAS POR PALERMO

Los rodados llevan una batería y alcanzan los 30 km/h. Son silenciosos y se disfruta sin esfuerzos.

Esta es una historia de traición. Una traición a kilómetros y kilómetros pedaleados con esfuerzo, sólo por el placer de ejercitarse y disfrutar de la Ciudad de una manera limpia y saludable. Pero la tentación llega pintada de amarillo: frente al Planetario se alinean 15 bicicletas del Gobierno porteño. No son comunes. Tienen una batería eléctrica, que se carga en un enchufe cualquiera. El puño derecho es el acelerador y el pedaleo no es imprescindible. Son bicis que no contaminan, pero que pueden prescindir del esfuerzo humano. Ideales para emprender una visita guiada segura, ecológica y cómoda por los parques y museos de los Bosques de Palermo.

Ayer arrancó el primer tour llamado “Turismo Cultural en dos ruedas”, un programa del Ministerio de Cultura porteño en el que el traslado se hace sobre bicicletas eléctricas. El punto de partida es el cercano monumento a Urquiza y la batalla de Caseros, donde Alejandra, la guía, va al grano y explica cómo usarlas. Hay que encenderlas con una llave, subirse y acelerar. La primera prueba en el pasto de la plaza Benjamín Gould es caótica. La bici es pesada y es imposible arrancar como en una convencional, con un pedaleo de envión. Hay que sentarse, acelerar y encontrar el punto de estabilidad. Después de tres o cuatro intentos y de pasar demasiado cerca de un par de postes, esta cronista lo logra. Es hora de empezar el paseo.

La primera parada es en el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, que funciona en el edificio del antiguo Hostal del Ciervo. Un punto ideal para mostrar el puente del Rosedal, también conocido como puente de los suspiros o de las novias. O para descubrir que Palermo podría llamarse así por una ermita consagrada a San Benito de Palermo o porque alguna vez alguien con ese apellido fue dueño de esas tierras. Carlos Goyena, de 74 años, escucha con atención, pero vino a la visita por otra cosa. Es el único que llevó su propio casco y hasta un candado “por las dudas”. Sus piernas conservan la memoria de viajes a Luján pedaleando. “Desde los 10 años que ando en bicicleta –dice–, pero ahora tengo un problema cardíaco y a veces me fatigo. Hoy vine para ver cómo funciona una eléctrica, porque quiero comprarme una. Y son bárbaras”. La tentación amarilla acaba de captar un nuevo adepto.

El recorrido sigue por las calles interiores de los bosques, esquivando patinadores. Las bicis son silenciosas. Apenas si se escucha un “ ssssss ”. La costumbre invita a abandonar el acelerador y pedalear, pero en cuanto se toma un poco de ritmo, el motor eléctrico se enciende y la bicicleta anda sola. Alcanza hasta 30 kilómetros por hora de un andar suave y ligero, que provoca esa agradable sensación de sentir el viento en el cuerpo. ¿El consumo? 1 kilovatio o $ 0,30 cada 100 kilómetros. Los otros ciclistas señalan admirados y se avisan: “Mirá, mirá”.

La guía se detiene frente al Hipódromo, para contar los secretos de su majestuoso edificio de 1897. El recorrido sigue por la ciclovía de Libertador, para dar la vuelta y cruzar las vías del ferrocarril Mitre en la estación Lisandro de la Torre. El grupo se anima a acelerar, hasta aparecer por el club de Golf. “Nunca había venido por detrás del club: estoy descubriendo algo nuevo”, se entusiasma Carlos Barragán, de Balcarce. “Es interesante un paseo en bici en el que no te tenés que esforzar demasiado”, comenta Romina Bunsow.

El ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, viene probando una bici eléctrica desde diciembre y la usa hasta para ir a sus actividades oficiales. Tampoco quiso perderse la primera visita guiada. “Buenos Aires es una ciudad donde los turistas vuelven varias veces y hay que ofrecerles novedades –se entusiasma–. Esta es una forma diferente de conocerla, divertida y ecológica”.

Tess Vleuegels es de Amsterdam, el paraíso de los ciclistas, y hace dos años que vive en la Ciudad: “Es muy cómodo hacer turismo así –elogia–. Siempre me sorprendió cómo en una ciudad con tantos habitantes no había más gente en bici”. Su novio, Antonio Torres, asiente: “Esta visita le permite disfrutar de la bici a gente que no tiene las condiciones físicas para pedalear”.

El recorrido prosigue bordeando el Jardín de los Poetas, en el Rosedal, hasta detenerse en Libertador y avenida Sarmiento. Allí están los restos de ladrillos que quedan del caserón de Rosas y el retoño del “aromo del perdón”, donde los perseguidos por la Mazorca imploraban la gracia de Manuelita Rosas. Pero ya es hora de regresar al Planetario para devolver las bicis. Es el final de ese tentador pedaleo sin esfuerzo. Y en el alma y en las piernas queda una indefinida sensación de haber hecho trampa.

 

Fuente Clarín, 19-2-2012 

Sistema de Pedaleo Asistido (PAS)

El sistema de asistencia al pedaleo en nuestros modelos de bicis eléctricas, tiene características diferentes: URBANO 1.0; es menor en velocidad respecto a la aceleración manual a fondo. La explicación es que nuestra e-bike ha sido concebida para usarse con una sola corona y para mayor velocidad, se corta el pedaleo y sigue el motor. Desde…

El sistema de asistencia al pedaleo en nuestros modelos de bicis eléctricas, tiene características diferentes:

  • URBANO 1.0; es menor en velocidad respecto a la aceleración manual a fondo. La explicación es que nuestra e-bike ha sido concebida para usarse con una sola corona y para mayor velocidad, se corta el pedaleo y sigue el motor. Desde el punto de vista usuario creo que es mas fácil de asimilar, pero quienes quieren pedalear fuerte no les gusta esto, quieren tener mayor desmultiplicación para obtener más velocidad.
  • URBANO 2.O o CITY: el plato es más grande, y en este caso el pedaleo en la relación más grande, le gana al motor. Esto permite ir más rápido que la velocidad de 25 Km/h
  • Pleglables de cualquier modelo: sucede algo similar que la URBANO 2.0, el pedaleo puede ganarle al motor y superar la velocidad máxima que otorga el sistema eléctrico

Solo en el modelo URBANO 1.0 se permite acelerar desde velocidad igual a cero (bicicleta parada). En el resto de los modelos -y por cambios en la legislación EUROPEA que siguen nuestras bicis- primero se tiene que pedalear para poder activar el acelerador. Luego se puede continuar sin pedalear

Consejo: encontrar la relación de cambios que permita un pedaleo suave y sin carga (porque ayuda el motor) es la mejor opción